La carga laboral explicada

Explicación de la carga laboral

Desde el punto de vista empresarial, el cálculo de la carga de trabajo puede hacer que una empresa se convierta en un éxito o en un fracaso.

Las empresas constructoras dedican muchas horas al proceso de estimación en la construcción y fijación de precios de los trabajos. Sólo es prudente si estos pasos que requieren mucha mano de obra son rentables cuando la empresa consigue el trabajo. Si no se calcula la tasa de carga de trabajo en la construcción, las posibilidades de obtener beneficios disminuyen.

En la estimación de costes, el constructor debe tener en cuenta todo el ámbito de los costes, además del salario del empleado. Los ingresos de un empleado por sí solos no suponen el coste total de mantenerlo. Tradicionalmente, las empresas trabajaban con una tasa de carga laboral del 30%, pero sólo las subidas actuales del seguro médico pueden sacar a una empresa del presupuesto.

Hay una fuerte competencia que, a su vez, conduce a unos márgenes de beneficio más ajustados, lo que significa que no hay espacio para cometer costosos errores.

Carga laboral en la construcción

¿Qué es la carga de trabajo en la construcción?

En la construcción, la carga laboral es el beneficio frente al respectivo salario por hora del empleado para determinar el coste total por hora para mantener a un empleado en la empresa de construcción. 

En términos sencillos, la carga laboral es la suma de todos los costes laborales directos de la empresa para un empleado como porcentaje de la mano de obra directa de la empresa.

Los costes de la carga de trabajo son uno de los gastos ocultos en la construcción. No tenerlos en cuenta puede hacer que su empresa de construcción se retrase con cada proyecto que emprenda. 

La carga laboral permite al empresario conocer los costes de los empleados más allá del salario real. Un empresario puede pagar una media del 40% del salario por hora estándar. Para algunos contratistas, este coste puede dispararse hasta el 70%.

Los negocios no consisten únicamente en alcanzar el punto de equilibrio, y en la construcción, una forma clave de garantizar los beneficios es conocer la carga de trabajo. Una mejor comprensión de la carga de trabajo influye positivamente en el margen de beneficios de la construcción.

¿Cuándo debo utilizar el índice de carga laboral?

Tiene que comprobar su tasa de carga laboral cuando haga que los clientes potenciales se comprometan con un nuevo proyecto. No quieres perder la oportunidad de cerrar un buen negocio, pero tampoco necesitas perder dinero en el proceso por comprometerte sin conocimiento.

La mayoría de las empresas encuentran el precio del proyecto calculando el coste de los materiales, la mano de obra, el equipo y los subcontratistas. 

Sin embargo, la cifra calculada en concepto de mano de obra no es sólo la compensación salarial del empleado. La carga laboral también está incluida, y es necesario cubrir los costes para entender el margen de su negocio para obtener beneficios. Esta es la importancia de la estimación en la construcción.

Los resultados de un análisis de la tasa de carga son la razón por la que las empresas optan por abrir plantas de fabricación fuera de su país de origen. La tasa de carga de la mano de obra y de la maquinaria puede ser demasiado alta para que las empresas puedan obtener beneficios en sus países de residencia.

Cálculo de la carga de trabajo

Cálculo de la carga laboral

La carga laboral es el total de los costes indirectos expresados como porcentaje de los costes directos. Por ejemplo:

Carga laboral = Costes indirectos/Costes directos*100

Para evitar las complejidades del cálculo de los costes de la carga laboral, las empresas asignan un porcentaje fijo, por ejemplo el 30% del salario de los empleados. Otras empresas utilizan programas de estimación en Excel.

Sin embargo, es posible eliminar estos procesos que consumen mucho tiempo y completar los detalles necesarios en el cálculo del coste del trabajo utilizando un software de estimación de la construcción. Para calcular los costes de la mano de obra es necesario desarrollar buenas habilidades de estimación. 

Los costes laborales se clasifican en distintos grupos: costes directos e indirectos. Los costes directos se refieren a los salarios pagados a un empleado, pero los costes indirectos abarcan, entre otros, los siguientes:

  • Impuestos sobre la nómina
  • Prestaciones obligatorias como salud y jubilación
  • Beneficios opcionales como las vacaciones
  • Costes de comunicación
  • Seguros de coche
  • Formación

Comenzar con los costes salariales

El primer paso es calcular los costes salariales, ya que hay que pagar un determinado porcentaje de costes indirectos para cubrir a esa persona por cada dólar que se gasta.

Evaluar los costes de los empleados relacionados

El cálculo de los costes indirectos es la parte más ardua a la hora de calcular la carga laboral, pero es necesaria. Puedes calcular estos costes utilizando herramientas financieras o poniéndote en contacto con un profesional de la fiscalidad. Una vez identificados todos los costes indirectos relacionados con los empleados, puedes pasar a calcular la carga laboral de un empleado.

Calcular los costes totales

El siguiente paso es calcular los costes completos por los que un empleado cobra pero no trabaja, como el Día del Trabajo, Año Nuevo, Navidad, etc.

Otros periodos incluyen días de vacaciones, tiempo libre remunerado, baja por enfermedad y días personales. También hay días de formación para seminarios de desarrollo profesional.

A partir de aquí, puede contabilizar completamente las horas de trabajo reales restando las horas de permiso retribuido.

También hay tiempo administrativo general dedicado al trabajo de producción, como las reuniones de la empresa, los informes y el tiempo en el campo. 

Ahora tenemos el total de horas de trabajo y el total de horas de producción. Podemos calcular la tasa de carga laboral como un porcentaje del total de horas de trabajo frente al total de horas de producción.

Sin embargo, no podemos detenernos aquí. Tenemos que tener en cuenta los costes indirectos que hemos mencionado anteriormente, como los impuestos sobre la nómina, los beneficios, las herramientas, etc. Ahora tenemos que calcular los costes totales sumando los costes indirectos con los costes directos. A continuación, tenemos que calcular la carga de trabajo como porcentaje de los costes adicionales con respecto a los costes totales.

A continuación, compruebe su presupuesto de construcción

Después de hacer todos los números, el siguiente paso es comprobar el presupuesto de construcción para garantizar la rentabilidad. Disponer de una forma rápida y eficaz de comprobar el precio de su proyecto le ahorrará dinero al final. Sin embargo, recuerde que no se trata de la fase de fijación de precios propiamente dicha, sino de un presupuesto de construcción. Sólo está verificando el presupuesto de su empresa.

Antes de realizar cualquier estimación de un trabajo, es necesario contar con un conjunto de planos precisos. Sin planos, sólo se puede dar una aproximación al trabajo.

Una vez revisados los planos, se puede proceder a la estimación de los costes unitarios. Para ello, se recopilan todas las partidas de un trabajo, se comprueban sus costes en la base de datos de costes unitarios de construcción, se adjuntan los costes unitarios y se calculan las cifras totales.

Varios programas informáticos de estimación para contratistas pueden ponerle en marcha. Los costes estimados incluyen en su mayoría cosas como los costes de los bienes. El siguiente coste a tener en cuenta es el de la mano de obra, donde se incluye la carga laboral. A continuación, hay algunos gastos generales de oficina, como la publicidad, los gastos de oficina, el superintendente del trabajo, etc.

Preguntas frecuentes

Preguntas frecuentes

¿Incluye la tarifa de mano de obra totalmente cargada una tasa?

Una tarifa laboral sin carga representa el salario bruto del empleado, pero una tarifa laboral con carga completa incluye todos los demás costes ocultos.

¿Cuál es el beneficio de conocer su tasa de carga?

Aparte de una buena presupuestación, conocer su tasa de carga le ayuda a priorizar el tiempo de los empleados. Podrá tomar las decisiones de productividad adecuadas para los empleados. Podrá resumir toda una reunión con un correo electrónico, y también sabrá en qué empleados delegar proyectos específicos.

¿Cuál es el porcentaje del coste de la mano de obra en la construcción?

Dependiendo de los costes laborales de sus empleados, el porcentaje de sus costes laborales variará.

Si sólo se cuentan los costes de mano de obra en la fijación de precios, puede que sólo supongan el 20% del coste del proyecto, pero si se incluyen los costes de la carga de trabajo, supondrán entre el 30% y el 40% del coste total.
Los materiales, por su parte, se llevan el resto del coste.

Sin embargo, cuando se trata de proyectos de diseño de interiores, la mano de obra es altamente cualificada e intensiva, y puede dispararse hasta el 50% del coste del proyecto. Además de los costes indirectos, también incluye una parte de otros gastos generales y el beneficio.

¿Qué pasa con la tasa de carga de los gastos generales?

Algunos empresarios confunden la tasa de carga de los gastos generales con la tasa de carga de la mano de obra, pero hay que tener en cuenta algunas distinciones importantes. La tasa de carga de los gastos generales se refiere a los gastos generales de fabricación, que son los gastos de apoyo en los que incurre una empresa.

Estos costes incluyen los de gestión, contabilidad, ventas, etc. y se distribuyen en el coste del proyecto como un porcentaje del coste de la mano de obra directa. No están directamente vinculados a la producción y, por tanto, abarcan todos aquellos costes ajenos a la misma.

¿Cuáles son las causas principales de los cambios en la tasa de carga?

Las tasas de carga cambian debido a los aumentos del seguro médico, las contribuciones al fondo de pensiones y las fluctuaciones de las contribuciones de otros convenios sindicales.

¿Con qué frecuencia debo revisar los cálculos de la carga laboral?

Es esencial revisar los cálculos de la carga laboral cada seis meses para revelar cualquier coste oculto. Por ejemplo, las tarifas de los seguros de una empresa pueden cambiar, y puede haber aumentos anticipados de los empleados antes de licitar los proyectos.

Conclusión:

Hay principalmente dos razones para llevar la cuenta de los números en su negocio.

Una de las razones para rellenar el papeleo es conocer sus obligaciones fiscales con el gobierno. La otra razón es conocer el rendimiento de su empresa y las formas de mejorarlo. A menos que organices la información de tu empresa, será una carga más que un beneficio.

En lugar de embarcarse en un proyecto y esperar lo mejor, puede identificar las tendencias de gasto de su proyecto, optimizando sus operaciones.