Índice de contenidos

Ver los puestos relacionados

Cómo prepararse para el (próximo) boom de la construcción

Noticias ProEst - Junio 2021

Con el levantamiento de las restricciones en el lugar de trabajo y el regreso de la actividad empresarial a los niveles anteriores a la pandemia, es lógico que los contratistas vean un aumento correspondiente en la demanda de proyectos de construcción. El potencial para aumentar los ingresos y el crecimiento está ahí, pero sólo si su empresa cuenta con las herramientas y estrategias adecuadas. En este artículo, analizaremos cómo puede prepararse para estar ocupado y éxito en su papel de contratista. 

Encuentre a los mejores

Incluso si no está preparado para contratar a más personas en este momento, vale la pena saber cómo y dónde reclutar el talento que necesitará cuando se pongan en marcha más proyectos. Asegúrate de estar presente en plataformas de redes sociales como LinkedIn y Facebook, destinos online en los que los demandantes de empleo confían para evaluar a posibles empleadores y ver qué oportunidades hay disponibles. En las redes sociales también se puede aprender mucho sobre los candidatos a un puesto de trabajo, una buena forma de acotar el campo y encontrar a los más adecuados para sus puestos vacantes. Hoy en día, la ubicación geográfica es un problema menos importante que antes; los avances tecnológicos y la aceptación de un estilo de trabajo a distancia permiten ampliar el área de búsqueda de puestos que pueden realizarse fuera de las instalaciones. Tenga en cuenta que los talentos sobresalientes suelen ser captados rápidamente (a menudo por la competencia), así que una vez que haya encontrado al empleado que desea, prepárese con una oferta competitiva y obtenga un compromiso a cambio. Disponer ahora de un proceso de contratación definido le ayudará a evitar los cuellos de botella y los retrasos en la aprobación cuando esté listo para ampliar su equipo. 

Automatice lo que pueda

La automatización está entrando con fuerza en el sector de la construcción, tanto en la oficina como en el campo. Esto es una buena noticia para los contratistas que prevén un aumento de la actividad de construcción, porque significa que se puede hacer más en menos tiempo -y con menos errores- que si se confía totalmente en los procesos manuales. Entonces, ¿qué tareas son buenas candidatas para la automatización? La respuesta es sencilla: cualquier tarea que se realice repetidamente, sin modificaciones, y que no requiera una toma de decisiones humana matizada o un pensamiento creativo, debería automatizarse. En la oficina, las tareas automatizadas de estimación, contabilidad y preconstrucción ayudan a liberar a los trabajadores administrativos y de gestión de la monotonía de la repetición, lo que les permite centrarse en un trabajo más importante y, en última instancia, más gratificante. Además, cuando los cálculos y la transferencia de información se producen de forma automática, no hay necesidad de introducir, manipular o migrar datos manualmente, lo que reduce el potencial de error humano. Sin necesidad de buscar y corregir errores en los datos, sus equipos pueden dedicar más tiempo al desarrollo del negocio, la atención al cliente, el marketing y otras actividades centradas en el ser humano.

Prepárese para escalar 

Cualquier empresa de construcción que haya tenido que crecer rápidamente -aumentando el espacio, el personal y los equipos para gestionar una mayor carga de trabajo- sabe lo que son los dolores de crecimiento. La clave es prepararse para el crecimiento con antelación, invirtiendo en plataformas tecnológicas diseñadas para aumentar o reducir su tamaño según las circunstancias. Las soluciones en la nube que se encargan de las tareas de estimación, contabilidad y gestión de proyectos no se alojan in situ como los sistemas informáticos tradicionales basados en servidores, y no tienen limitaciones en cuanto al alcance o la capacidad. Y lo que es mejor, las soluciones en la nube no requieren tiempo, esfuerzo o capital adicional para su expansión; el software basado en la web ofrece a los contratistas la posibilidad de ajustar el número de usuarios y el volumen de las ofertas de forma instantánea, según lo requiera la situación, todo ello sin necesidad de modificar el equipo o añadir una costosa infraestructura. Los modelos de precios de las soluciones en la nube también suelen ser más flexibles; las suscripciones suelen estar disponibles para un número ilimitado de usuarios, por lo que nunca hay que preocuparse por crecer demasiado, demasiado rápido.

Diga adiós al papel

El sector de la construcción tiene fama de seguir con los procesos basados en el papel, incluso cuando el resto del mundo empresarial se mueve hacia soluciones predominantemente digitales. ¿Por qué es un problema? En comparación con la alternativa electrónica, los documentos en papel son lentos de producir, incómodos de manejar y caros de almacenar. Y lo que es peor, los materiales impresos pueden archivarse mal, extraviarse o perderse por completo, lo último que se necesita cuando los proyectos aumentan y los equipos están ocupados. La adopción de un software específico para la construcción puede ayudar a eliminar la mayoría de los problemas relacionados con el papel; las soluciones digitales de estimación, contabilidad y gestión de proyectos centralizan la información en una única plataforma basada en la web, de modo que está disponible cuando y donde se necesita, y su coste de impresión y almacenamiento de documentos del proyecto se reduce considerablemente. También descubrirá que la precisión mejora. Por ejemplo, la posibilidad de que se produzcan errores en las mediciones manuales desaparece prácticamente, ya que las mediciones pueden realizarse en una pantalla de ordenador de forma automática, en aproximadamente la mitad del tiempo que tardan los planos en papel. Ese es el tipo de eficiencia que necesitará cuando los proyectos de construcción se pongan en marcha y sus equipos estén ocupados.

Tener un plan de continuidad

La pandemia nos demostró que incluso los planes mejor trazados pueden verse repentinamente -y fundamentalmente- alterados. Cuando la obligación de trabajar desde casa se convirtió en la norma en todo el país y en todo el mundo, las empresas de construcción que trabajaban de forma tradicional (reuniones en persona, tecnología local y capacidades móviles limitadas) se vieron en una enorme desventaja, incapaces de llevar a cabo su actividad con normalidad. En cambio, las empresas que habían adoptado plataformas en línea se dieron cuenta de que podían trabajar con un mínimo de interrupción, celebrando reuniones virtuales a través de Zoom, trabajando en documentos digitales a distancia y colaborando en decisiones clave con partes interesadas que ya no podían acudir a la oficina. Aunque ninguno de nosotros puede predecir lo que está a la vuelta de la esquina, es prudente formular un plan de continuidad para su negocio en caso de que se produzca otra interrupción, y esto comienza con una inversión en plataformas basadas en la nube para sus actividades de estimación, contabilidad y preconstrucción. Al consolidar la información del proyecto en una ubicación central a la que se puede acceder con un dispositivo con acceso a Internet, crearás una sede "virtual" para tu empresa que seguirá funcionando incluso en las circunstancias más difíciles.

Crear la cultura adecuada

Todo empresario sabe que contar con un equipo de empleados positivos y productivos -trabajadores cualificados que son buenos en su trabajo y disfrutan trabajando para su empresa- es fundamental para el éxito. Por el contrario, si está tratando constantemente con las quejas o disputas de los empleados, está dedicando más tiempo del que debería a cuestiones que no son fundamentales para su negocio. Cuando su empresa empiece a sentir los efectos del próximo boom de la construcción, es esencial que sus empleados estén preparados, dispuestos y sean capaces de dar un paso adelante, por lo que es tan importante crear y reforzar un entorno de trabajo de apoyo ahora mismo. La clave es asegurarse de que sus empleados se sientan reconocidos, apreciados y escuchados como personasy ayudarles a formar parte de una comunidad más amplia con objetivos y valores compartidos. Eso podría significar tener una forma sistemática de dar y recibir retroalimentación, o un programa de actividades de la empresa que se centre en eventos culturales o deportivos como complemento al trabajo que se realiza. Independientemente de cómo decida hacerla realidad, una cultura empresarial positiva ayuda a que la motivación de los empleados aumente y la rotación de personal disminuya.